Bioconstrucción. Construir para un futuro mejor mirando al pasado.

Cuando uno escribe en el buscador bioconstrucción/imágenes el resultado llama la atención. Sin haberlo pretendido aparecen casas dignas de Bilbo Bolson (El Señor de los Anillos), donde los materiales como tepes, para los techos, abundancia de madera, techos de brezo y otras lindezas de bioconstrucción nos transportan a un mundo que nunca se debió abandonar.

Aislantes de fibra de madera unidos a materiales tan clásicos utilizados de siempre en Oriente como es el bambú, de unas características constructivas excepcionales, permiten no solo mayor facilidad de construcción sino un óptimo aislamiento, lo que se traduce en un consumo energético mucho más eficiente y que genera un mayor confort.

Una opción de lo más interesante es recurrir a los elementos propios de la zona geográfica, muchos de ellos empleados hace cientos de años, así podemos encontrar empresas de bioconstrucción que emplean paja, carrizo, cañas y barro en el levante español. Bioconstructores mejicanos utilizan el adobe, pero mejorando las técnicas constructivas ancestrales para una mayor resistencia ante agentes naturales y terremotos, tan presentes en la zonas, de ese modo añaden contrafuertes y nuevos elementos estructurales.

En cuanto a los aislantes también hay novedades sobre productos que se emplean desde hace mucho, por ejemplo el aislante de lino, con gran flexibilidad y capacidad de comprimirse, empleado en fachadas y cubiertas, regula la humedad y resulta un excelente aislante térmico y acústico, otros como el corcho de probadas características termico-acústicas, es además de muy ecológico transpirable.

Materiales como la madera laminada, la termoarcilla y pinturas ecológicas son otros de los muchos materiales que se emplean en pro del aislamiento, abaratamiento de costes y mejora del rendimiento energético. Esperemos que estos sistemas vayan avanzando en todo el planeta. Nuestro planeta y nuestro bolsillo lo necesitan cada vez más.

By | 2016-12-22T19:55:48+00:00 diciembre 22nd, 2016|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: