Chimeneas eléctricas: el calor que entra por los ojos.

Ya no hace falta cargar kilos de leña o carbón para disfrutar del encanto de las chimeneas en el hogar. Si bien las chimeneas eléctricas son en esencia un elemento decorativo, también cumplen su función como apoyo a otros sistemas de calefacción, al igual que lo hace un radiador eléctrico. Se trata de un electrodoméstico que permite difundir calor por convección a través de una resistencia, con una potencia generalmente entre 1000 y 2000 W y que simula las llamas de leña o carbón incandescentes gracias a un juego de luces que sorprende por su realismo.

Si bien no puede considerarse como sistema principal, puede aportar un ambiente cálido combinando su función estética con su “discreta” capacidad de calefacción. En el primer caso, se utilizan pequeñas lámparas o luces LED y el consumo es mínimo. En modo calefactor el gasto es similar al de un radiador eléctrico de potencia similar.

Una de sus ventajas principales es la comodidad, ya que no requiere de combustible que debamos transportar y almacenar. Otra es la seguridad, ya que la ausencia de llama y la incorporación de un termostato de seguridad hacen prácticamente imposible cualquier “accidente”. 

Existen varios modelos en el mercado con diferentes estilos que se adaptan a las necesidades decorativas de cada hogar. Pueden instalarse en el hueco ya existente de una chimenea convencional o colgarlas directamente en la pared. Tan sólo necesitaremos un enchufe con toma de tierra y estará lista para encenderse. Pueden instalarse con o sin cristal protector, simulando chimenea con casete o abierta y la mayoría de los modelos actuales incorporan mando a distancia para su programación. 

Si somos conscientes de sus limitaciones como sistema de calefacción principal, seguramente disfrutaremos de la magia del fuego con sólo pulsar un botón. Pasar las tardes frente a ella es equivalente a una larga temporada de teleserie sin el riesgo de spoiler.

By | 2020-10-14T23:00:45+00:00 octubre 14th, 2020|Calefacción, Noticias Energía|0 Comments

About the Author: