Contaminación Lumínica y Consumo Responsable.

Se acerca una o varias noches en las que será posible ver las Perseidas, o de modo más popular conocidas como lluvia de estrellas. Se aconseja huir de las zonas iluminadas por luz eléctrica. Cuanta menos iluminación más posibilidades hay de observar tan bello y sorprendente espectáculo de la naturaleza. Esto nos lleva a la siguiente reflexión

La ecología está de plena actualidad, pero existe un doble rasero por parte de las autoridades de la mayoría de países, enseguida se apunta al carro de la energía sostenible y gustan de colocarse medallas de las que no son merecedores.

Una de ellas incide directamente en sus competencias, influyendo de forma notable en la contaminación lumínica. Son muchas las zonas públicas provistas de alumbrado en horas intempestivas: polígonos industriales, instalaciones deportivas, carreteras, vías públicas y zonas recreativas permanecen iluminadas a horas que no son utilizadas por nadie.

Desde hace muchos años la tecnología nos proporciona los medios necesarios para regular estos temas, sin embargo, tanto entidades públicas como empresas privadas no son conscientes no sólo del gasto, sino del impacto ecológico que provoca.

Si queremos salvar el planeta y de verdad apostar por una energía sostenible debemos tomar conciencia del problema y poner todos los medios al alcance para solucionar este problema. Gastemos pues de un modo eficiente e inteligente.

A nivel de usuario doméstico son muchas las cosas que podemos hacer, desde los más sofisticados y domóticos, que nos encienden las luce solo cuando entramos o empleamos una habitación, hasta enseñar a nuestros hijos que deben apagar las luces al salir de las distintas estancias de la casa. También podemos hacer mucho por un consumo responsable que no solo nos ayude a ahorrar, sino que disminuya el impacto ambiental.

By | 2017-06-13T18:07:49+00:00 agosto 13th, 2015|Sin categoría|0 Comments

About the Author: