El Gobierno español pierde ante la corte internacional de arbitraje por su recorte a las renovables.

Más bien tenemos que decir que España, y el medioambiente han perdido con la decisión gubernamental sufrido en el 2010. Inversores nacionales y extranjeros, que habían apostado por la energía más limpia lógica y con mayor proyección de futuro se vieron perjudicados por la decisión al ser retiradas unas primas cuya desaparición ha comprometido gravemente su viabilidad..

Por tan nefasta decisión, España deberá pagar hasta 128 millones, serán los ciudadanos de a pie los que pagaremos esa factura, generada por la irresponsabilidad política y medioambiental que obedece a oscuros y particulares intereses.

El problema llegó con la crisis, al tener que realizar los recortes a las primas ofrecidas y así rebajar el llamado déficit de tarifa. Como ocurre en otros sectores, en cuanto la palabra medioambiental y ecología aparecen, todos corren a ponerse la medalla, hacerse la foto y se toman decisiones erróneas y, como en este caso, muy costosas sin que los responsables directos paguen por ello.

Este tipo de decisiones requieren estudios profundos y análisis realistas por parte de los profesionales, lejos de criterios políticos y electoralistas. De haber sido así tal error no se hubiera cometido y, es posible, hubiésemos ganado todos.

Esperemos que tales errores no se produzcan en el futuro, porque algo tenemos muy claro. El futuro es de las renovables, pero se necesita una planificación realista y viable.

By | 2017-05-23T22:11:03+00:00 mayo 23rd, 2017|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: