El Real Decreto de Autoconsumo llevado ante el Tribunal Supremo.

Tenía que llegar. La actitud del actual equipo de gobierno respecto a las renovables, el que se ha dado en llamar “impuesto al sol” ha sido recurrido por diversas asociaciones y plataformas de consumidores e incluso por Greenpeace y la central sindical Comisiones obreras.

Las asociaciones APPA, Ampier, Unef y Solartys, unidas a la Confederación de Consumidores Asgeco la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Greenpeace, CCOO, además de otras organizaciones, presentaron el jueves 10 de diciembre dos recursos ante la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo con otra el Real Decreto número 900/2015 que regula las las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica y producción por autoconsumo.

Lo cierto es que a nuestros políticos, en este caso del PP, se les llena la boca con frases relativas al cuidado del medioambiente, la ecología y demás, cuando se trata de intentar conseguir votos, pero lo cierto es que esta ley vulnera todos esos principios y afirmaciones. Es un claro atentado contra la energía sostenible, es más, la penaliza y evita su desarrollo y expansión por caminos distintos a los grandes productores.

Medidas como este real decreto, lejos de allanar el camino hacia una energía sostenible, favorecen solo a las fuentes de energía tradicionales, que, todos lo sabemos, tienen los días contados.

Según el abogado y portavoz de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (AMPIER), el actual decreto incluso se contradice con la Ley de Edificación, al penalizar la producción de energía fotovoltaica en los edificios.

El penalizar a consumidores y PYMES que produzcan su propia energía, no solamente va contra el sentido común y la evolución hacia un ecosistema más sostenible, sino que claramente beneficia a las grandes compañías del sector, en una maniobra que las favorece de modo descarado, olvidando a la gran mayoría de ciudadanos y dando la espalda a un futuro en el que nos jugamos mucho. O cuidamos el nuestro entorno o en un mundo donde cada vez necesitamos más y más energía, estamos abocados al fracaso. Nos jugamos demasiado y el Gobierno, se el actual o que que está apunto de llegar,  debe rectificar.

By | 2017-06-13T18:07:49+00:00 diciembre 17th, 2015|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: