¿Es posible abastecerse solo con energía eléctrica renovable?

Esta pregunta flota en la mente de muchos consumidores, usuarios, funcionarios, industriales e incluso políticos.

Aunque deseable por la mayoría de las partes, hay muchos y poderosos intereses en forma de grandes compañías y lobbies del sector de la energía. Cualquier petrolera, sin ir más lejos afirmará con rotundidad que es una quimera, las productoras de gas dirán que los costes son muy difícil de mantener. Pero no nos extrañemos, defienden su negocio.

Sin embargo, la realidad se impone, el consumo y dependencia de la energía eléctrica aumenta exponencialmente y se ha de ir hacia una energía más sostenible que no dañe en absoluto el medio ambiente.

Esto no es una quimera. Son ya muchos los países que cuenta una mayoría de producción eléctrica de origen renovable. En la lista, elaborada por la Universidad de Stanford, hay nombres que sorprenden. Si bien alguno como Albania (100%) o Lesotho (100%) tiene un consumo inferior a países más industrializados, se incluyen otros como Noruega (97,95%) Islandia (99%), pasando por otros como Kirguistán, Nepal, Paraguay, Tayikistán o el pequeño principado de Liechtenstein (93,81%).

En el acuerdo que ha aprobado la Comisión Europea, son mucho más modestos,a nuestro modo de ver en exceso. Se pretende que para el año 2030 la cuota de energía renovable sea de un 32%. Nos preguntamos cómo estará el planeta entonces. Los gobiernos debe centrarse pues en conseguir el bien común, lejos de ceder a las presiones de los grandes y poderosos grupos empresariales. En ello nos jugamos algo más que la economía.

By | 2018-06-26T13:50:58+00:00 junio 26th, 2018|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: