Las renovables del futuro crecen por metros cuadrados.

Hace ya bastantes años en toda película futurista que se preciase aparecían dispositivos capaces de generar energía a través de la luz solar, el viento, etc. En estos momentos, cada vez en mayor número, es habitual verlos salpicando el paisaje en todas partes, bien sea en forma de aerogeneradores o placas fotovoltaicas.

Pero esto no ha hecho más que empezar. Montones de superficies que nos rodean son susceptibles de captar energía. En Francia, tal y como explicamos en un artículo anterior, ya están previstas carreteras que recogen la energía del sol para llevar energía a pueblos y ciudades.

Seguramente, con la llegada de estos calores, más de uno pensará, después de entrar en su coche que estaba aparcado al sol, qué contrasentido tiene el tener que gastar combustible y electricidad para eliminar todo ese calor acumulado y desperdiciado en su interior.

Las superficies expuestas de todo tipo de vehículos serán aprovechadas en el futuro. Prueba de ello son los proyectos, que han funcionado en prototipos, tanto del avión Solar Impulse2, que dio la vuelta al mundo, como el barco Kara Solar que transportará a los indios achuar en la Amazonia ecuatoriana, ambos sin consumir una gota de combustible fósil, solo con la energía recogida por sus paneles solares.

Proyectos como estos, que parecen aventuras de ciencia ficción, nos van mostrando el camino a seguir, el aumento de la eficiencia de los paneles, y los sistemas de almacenamiento nos permitirán un desarrollo en el aprovechamiento de la energía como jamás soñaron tanto Julio Verne como los más atrevidos cineastas como George Lucas. El futuro de la energía ya está aquí y ante nosotros tenemos la punta del iceberg. Esperemos que crezca al ritmo que lo requiere la economía sostenible y el medio ambiente. Nos lo jugamos todo.

Video de la canoa impulsada por energía solar: https://vimeo.com/192710386

By | 2017-06-13T18:07:48+00:00 junio 6th, 2017|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: