Los electrodomésticos y la eficiencia energética(I): Asignatura pendiente.

Parece mentira, pero uno de los argumentos que con mayor claridad exhiben los nuevos electrodomésticos es el de la calificación energética, clamando orgullosos una de tipo A+ o incluso A++, lo que sin duda será cierto en cuanto a consumos.

Sin embargo, cuando realizamos un análisis de su funcionamiento, la cosa no está tan clara. Si un lavavajillas tiene ciclos entre dos o tres horas, durante los cuales sin duda están consumiendo electricidad.

Si en cada uno de ellos ha de tomar agua de nuevo y calentarla, consumiendo energía cada vez que completa un ciclo. ¿por qué no disponen, lo mismo que las lavadoras, de toma de agua caliente? De ser así incluso evitarían el montaje de resistencias y otros dispositivos que incluso abaratarían el producto.

Estando nuestros hogares dotados de sistemas de agua caliente mucho más rápidos y eficientes ¿porque desperdiciar tanta cantidad de energía? De hecho existen lavavajillas industriales, de pequeño tamaño, que conocen y disfrutan todos aquéllos que trabajan en la hostelería, que realizan todo el proceso en unos minutos.

Lo cierto que algunos aparatos como los televisores, han conseguido una disminución del consumo y una calidad impensable hace muy pocos años, en base al trabajo de fabricantes e investigadores.

No se necesita ser un experto para ver estas cosas. Por otra parte la administración pública, a quien gusta llenarse la boca de palabras como “ecología”, “ahorro energético” y demás en la incesante búsqueda de votos de la opinión pública, debería exigir a los fabricantes, por medio de su Ministerio de Industria, una mayor implicación en la mejora de los aparatos que fabrican, así ganaríamos todos, sobre todo nuestro sufrido planeta.

By | 2017-01-31T18:25:24+00:00 julio 18th, 2016|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: