Medidas prácticas contra el calor.

Con esta subida de las temperaturas no solo suben los grados en nuestros termómetros y en nuestros cuerpos, sino también se incrementa el consumo de energía eléctrica. Ahora bien hay una serie de sencillas medidas que nos pueden permitir ahorrar unos euros y de paso bastante calor, así que repasaremos algunos de ellos.

Un concepto antiguo y muy arraigado es “abrir para que haga corriente”, esto es correcto siempre que la temperatura exterior sea inferior a la que tenemos en nuestro hogar u oficina. Por tanto se debe hacer en las horas del día que esto suceda. Tener la ventana abierta a las 15 horas con 40º de temperatura lo único que consigue es que nuestro hogar tienda a alcanzar esa temperatura. Pura física.

En cambio, si cuando cae la noche abrimos la ventana, el calor interior saldrá por la ventana, esto será más efectivo en unos hogares que en otros. Depende de su configuración. Si tiene ventanas en lados opuestos será más eficaz que si los tiene en uno solo. Si estamos en un duplex o vivienda unifamiliar con dos o más pisos el aire entrará por los de abajo y empujará el aire caliente por las ventanas superiores.

También hay otras variables que hay que tener en cuenta. En la cocina la presencia de la nevera contribuye a aumentar la temperatura ambiente al funcionar su compresor. Es decir genera un calor que transmite al ambiente. Por tanto conviene cerrar la puerta de la cocina o incluso, si la temperatura generada es muy alta, llegar a abrir esa ventana. Lo mismo ocurre cuando empleamos el horno, que en verano puede disparar los grados y repartirlos por toda la casa sin no se toman medidas.

Bajar las persianas en las horas de más luz y calor también ayudará a aumentar el confort.

A primera hora de la mañana, si queremos seguir durmiendo y entra luz por la ventana y nos molesta para ello, sale mucho más rentable, barato e incluso cómodo en general, levantarnos unos segundos para bajarla hasta que nos levantemos.

Respecto al uso del aire acondicionado, hacer siempre el mantenimiento recomendado, con limpieza de filtros y aconsejamos apagarlo unos minutos antes de abandonar la habitación. Se seguirá manteniendo fresca y agradable y ahorraremos. Cerrar la puerta de las demás habitaciones que no se estén usando también lo hace. No bajar la temperatura del termostato cuando hace más calor, ya se encarga el solo de regularse. La temperatura aconsejable es de unos 21º C.

El uso de ventiladores, de techo, pie o sobremesa también genera un confort muy aconsejable.

Desde Carvisa Energía recomendaremos siempre un uso eficaz de nuestra energía eléctrica. El bolsillo de todos y el medio ambiente lo agradecerán. Feliz verano para todos.

By | 2017-06-22T20:32:56+00:00 junio 22nd, 2017|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: