Que no se escape el calor. Nos vamos de caza ¿te apuntas? Parte I

Este año con el cambio climático, parecía que el frío no iba a llegar nunca, pero aquí lo tenemos, casi sin darnos cuenta ha llegado para quedarse, por fin, por unos meses.

Llega el momento que las calefacciones se ponen en marcha y el gasto de energía sube bastantes enteros. Es el momento de tomar medidas o el recibo de la luz nos dejará helados.

En otro artículos hemos comentado las innegables ventajas de un buen aislamiento, cambiar puertas y ventanas por otras de mayor calidad y aislamiento a la larga sale pero que muy rentable, pero ya tenemos aquí el otoño en todo su esplendor y si no hemos realizado estos cambios debemos acometer una serie de acciones que nos permitirán ahorrar en consumo y ser más eficientes en el uso de nuestra calefacción.

Hay que comenzar por las ventanas. Incluso en las buenas, con el uso los elementos como juntas, felpudos y demás se van deteriorando. Además en las ferreterías, tiendas de bricolaje y demás los hay más modernos, de mejor calidad o incluso elementos complementarios que nos ahorrarán muchos más euros de lo que nos cuestan.

Si queremos una demostración práctica de cómo se escapa nuestro calor y nuestro confort, nada mejor que hacerlo en un día de viento y si es frío mejor. Basta mojar un dedo o incluso emplear una vela encendida para ver cómo el gélido amigo de las bajas temperaturas se mete en nuestra casa sin ser invitado.

Conviene repasar también los cajetines de las persianas, a veces, incluso en casas nuevas, no están bien rematados y si los repasamos nos podemos encontrar sorpresas de las del tipo… ¡pero si se ve hasta la calle! Sí, por allí se están fugando una parte de nuestras calorías como auténticas escapistas. A veces un poco de silicona o aislante similar nos solucionará la papeleta.

La próxima semana continuaremos con más detalles.

By | 2017-11-06T21:09:32+00:00 noviembre 6th, 2017|Noticias Enegía|0 Comments

About the Author: